Menos, a veces, es mas

Las mamás siempre queremos que nuestros hijos resalten, es una debilidad, los educamos para que sean los mejores, mejores personas, mejores compañeros, mejores en lo que emprendan y esto comienza desde muy temprano. El asunto es saber cuándo parar, porque a veces menos en la agenda de tu hijo es más. Recientemente he notado que no hay en el mercado, al menos aquí en Argentina, muchas actividades para realizar con menores de tres. Iniciación a la música, al baile, a la educación física y el resto de los deportes comienzan entrados los 3.5 o los 4 años, y no culpo a los profes, los de 2 son deambuladores, acatan las consignas que quieren cuando quieren, porque la curiosidad es más importante que el qué dirán. Sin embargo, muchas mamás están mandando a sus criaturas a sala de 2 para que los pequeños socialicen, yo las entiendo, muchas tienen que trabajar, otras no tienen ayuda, y que el nene vaya a un jardincito parece lo mejor. Sin embargo, los chicos, a veces no quieren ir, y ese es un tema, porque están itinerantes, lo que insisto, hace difícil encontrar un espacio para su diversión.  Yo les comenté que mi hija va a un taller que descubrí en la ciudad de Cipolletti llamado espacio de Arte Creativo, Cuidarte. Allí concurre al tercer turno, 1 hora y media aproximadamente todos los días, menos los que ella no quiere ir, y los que yo decido que es mejor hacer otra cosa. Allí canta, baila, hace manualidades, con niños de hasta 4 años y se divierte, digamos que va a jugar y aprende jugando. Pero hay veces que no quiere ir, y se lo respeto, aunque rezo porque no se le haga costumbre. Recientemente me pidio iniciar clases de ballet. ¿Se imaginan? No la toma nadie con la edad que tiene, conseguí una profesora que me dijo que la fuera a probar, y ella aparentemente quería ir, pero esta vez dije MENOS ES MAS.

Decidí no mandarla por su propio bien, aunque considero que su físico está más que preparado para el desafío y su mente también, creo como mamá, que mi hija merece relajarse un poco y no someterse tan temprano a presiones grupales donde pueda frustrarse por no llegar a hacer determinadas cosas. Lo pensé con detenimiento y me pareció lo más sensato. A veces somos los papás los que iniciamos a los peques demasiado temprano en el mundo de las presiones sociales y las exigencias y los chicos sólo tienen que jugar. Con lo cual, ballet, más adelante, cuando ella lo pueda manejar y realmente le divierta. Meintras tanto, como con tantas otras cosas, música en casa, baile a upa, algún que otro tutú prestado y ¡A MOVER EL ESQUELETO!

Papis y mamis con ganas de hacer cosas, hagan cosas cotidianas y listo, no necesitan gastar más energía de la que gastan en ir a la plaza, ver amiguitos, ensuciarse, bailar con ustedes o ir a algún maternal que consigan por ahí, tienen tiempo para aprender técnica, tienen tiempo de sobra para descubrir quienes quieren ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: