Cumpleaños numero 2

Cuando tenemos hijos pequeños, la celebración del cumpleaños pasa más por los papás que por los chicos. Ahora que mi hija cumple dos, creo que tengo más ganas yo de festejar que lo que podría querer ella, que obviamente tiene clarísimo que va a soplar velitas, cantará el cumpleaños feliz, comerá torta y claro, abrirá regalos. Como siempre es un poco un desafío invitar niños de edades similares que estén disponibles en los meses estivales y que quieran jugar con el que cumple dos, chiquitito para los más grandes y grande para los bebés. Y si además de esto sumamos que hay que entretener a la familia (Adultos que se apoltronan en una silla a tomar café y comer torta, mirar celulares y cada tanto decir “qué lindos los chicos”), entonces la ecuación para quien arma el evento se torna más dificil. Son tres tareas importantes: Divertir a los niños sanamente, evitar que se maten y darle a los adultos el espacio que necesitan.

¿Cómo lo solucioné este año? Lo primero que decidí es no hacer estupideces, mi hija cumple dos no seis, por eso nada de infalibles, nada de cama elástica, nada de cosas peligrosas que estén a la altura de chicos más grandes y que requieran supervisión extrema. Soy sólo yo quien organiza y quien andará detrás de los niños, por eso, nada de complicarse la vida. Si alquilé algo novedoso que me parece brillante, se llama “rincones de juegos”, en Neuquen las chicas de Bubuplay los rentan. Son eso, esquinas de juego, te traen un puesto de flores, una verdulería, un taller de herramientas, todo tamaño niño, y ellos pueden entretenerse sin necesidad de supervisión panegírica. Mi idea es colocar los rincones en distintas partes del jardín y armar un circuito donde niños de 2 a 7 años puedan jugar a su antojo. Además dejaré en el patio el tobogán y algunos juguetes tipo caballo saltarín y caballo de rotoys nada peligroso.  Mi idea es dejar a los niños pastar la primera hora, invitarlos a comer algo y tomar líquido un rato después del juego libre y ahí proponer una actividad que sepa que le gusta a mi hija: compre unos antifaces (que s pueden hacer en casa…) para jugar al juego del lobo, o al tiburón (la idea es que se escapen de mi) y después planeo hacer una búsqueda del tesoro. Si sobran ganas sale escondida. Me bajé música que le gusta a Ivy para poner durante el evento, obvio que Head shoulders knees and toes sale como piña. Entonces, juego libre, comida, juegos con mami, torta de cumple, un poco de baile y finalmente la piñata, sí ese es el toque final, este año la pequeña entusiasmada con Frozen decidió que esa era la temática (adentro, chocolates, caramelos y chupetines). La idea es rematar el final del cumple con un poco de música, ir en ronda dar la vuelta y demás, jugar con globos en el patio (se los atamos al tobillo y los hacemos correr) y entregarles bolsitas a cada niño. Bolsitas son una cookie casera para cada niño de chips de chocolate, nada de golosinas industriales.

¿Y los adultos, dónde están? Ahí, tomando café en la galería. Dejamos termos de café y de té con vasos de telgopor para que se sirvan a su antojo. Preparé un budín de limón, uno de frutos rojos, algunos sandwichitos de miga y no mucho más porque después del final del cumple para el que se quiera quedar hay hamburguesas. El que quiere bailar con los globos al final de la fiesta está más que invitado.

Felíx cumple para mi, y para Ivy, y para vos, si es que esto te ayudó a prender la lamparilla y tener más ideas para próximos festejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: