No le tengas miedo a los berrinches

Todos sabemos lo que es un berrinche ¿Cómo olvidarlos? Son esos extraños episodios en los que tu hermoso y preciado bebé se convierte en una especie de poltergeist: un niño ruidoso, enojado y frustrado que llora, grita, se tira en el suelo y patalea sin que vos tengas mucha idea de por qué. Estos cortos episodios de emociones violentas se expresan con el cuerpo de tu pequeño – generalmente de los 16 meses a los 4 años- , y ocurren porque tu niño quiere hacer algo que no puede o que no debe. Quizás es hora de ir a la cama y llega el berrinche porque el bebé quiere seguir jugando, o cuando desea con todas sus fuerzas abrir algo y aún no le da la fuerza en los deditos para conseguirlo, o cuando mamá y papá están ocupados haciendo algo con la computadora y el berrinche se convierte en un llamado de atención desesperado.

Es difícil controlar un berrinche, pero lo principal es no tenerles miedo, son parte del desarrollo natural de un niño y pueden desaparecer sin necesidad de gritos, peleas y más tensión. Recuerda que no eres un mal padre por no saber cómo lidiar con los berrinches de tu hijo, es algo común que tenemos que aprender a incorporar sanamente para evitar que toda la familia se ponga de mal humor. ¿Cuántas veces uno termina peleándose con el esposo, con la suegra o la madre luego de un berrinche? Todos nos sugieren hacer cosas distintas, desde dejar al niño en el suelo, a acurrucarlo y mimarlo y finalmente darle lo que quiere, aunque esto implique mirar dibujitos pasada la media noche.

Cuando el berrinche llega lo peor que podemos hacer es intentar calmar al niño con mimos y besos, el pequeño debe saber que con ese comportamiento no va a llamar la atención de los padres. Sólo interviene si el pequeño se está lastimando a sí mismo, o está en peligro, por ejemplo, cuando se da la cabeza contra el suelo.

Cuanto más grite tu niño, más suave debes hablar tu, cuida las palabras que utilizas porque tu hijo también te está escuchando, aunque no lo parezca.

Intenta distraer al pequeño con otra cosa, brindándole opciones y explicándole suavemente qué es lo que debe hacer, recuerda que hacen berrinche por que aún no pueden poner en palabras sus sentimientos. Por eso, intenta ver qué está haciendo el niño antes de que comience el berrinche para ver si ese quiebre en la conducta se basa en enojo, frustración o tristeza.

Finalmente esta alerta y crea otro entretenimiento que mantenga a tu hijo distraído del berrinche, intentando evitar la palabra no, y diciendo que sí a otras cosas: Por ejemplo si es la hora de dormir, dile que leerán una historia juntos, o jugarán un rato en la cama antes de ir a soñar. Aprende a no preocuparte y ríete mas, estando siempre listos para ponerle buena cara al berrinche, con amor, creatividad y paciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: